Derechos Humanos

Los últimos días de Monseñor Romero

Por Eduardo Galeano. El asesino llega a la iglesia escoltado por dos patrulleros policiales. Entra y espera, escondido detrás de una columna. Romero está celebrando misa. Cuando abre los brazos y ofrece el pan y el vino, cuerpo y sangre del pueblo, el asesino aprieta el gatillo.
Derechos Humanos 14 de octubre de 2018 Por NEP Cooperativo