COMUNIDAD NEP banner

Niños que no comen en Trenque Lauquen

Derechos Humanos 28 de agosto de 2018 Por
Una consecuencia lógica de ajustar para abajo. El hambre golpea al pueblo. ¿Con los chicos no?. La peor cara de la desigualdad en una ciudad donde no entran todos.
niñe_hambre_WEB1

Y nos preguntábamos en qué otra cosa sino en esto iba a desembocar el ajuste y la miseria planificada. En qué otra cosa, cuando hay que elegir entre comer y pagar la luz. O hacer una lotería familiar entre los más pequeños para ver quién se queda con el plato. En qué iba a desembocar el tarifazo, el aumento de tasas, el golpe cotidiano a los trabajadores. En qué otra cosa sino en la Escuela o el Jardín como el único lugar garante de la alimentación de lunes a viernes para cientos de niñas y niños trenquelauquenses.

¿Por qué no entramos todos?, ¿cómo era eso de que con los chicos no?.

niñe_hambre_WEB4

Nerea es docente de un Jardín de Trenque Lauquen. Tiene en su garganta varias historias atragantadas. “Una mamá se me acercó y me preguntaba insistentemente si su hijo estaba bien, me llamó la atención y le pregunté si había pasado algo. Me dijo que hacía dos días que su hijo no comía, y rompió en llanto… me contó que no tenían trabajo, que ella quería trabajar y si no podíamos darles una mano desde el jardín” relata la maestra jardinera.

Nerea decidió armar un bolsón de comida para una familia que está compuesta por la mamá que hizo visible su situación, su compañero, un niño de tres años y una niña de un año. Y el bolsón que imaginó Nerea se convirtió en algo más que eso. “Yo les dije a familiares y amigos, pero vinieron de todos lados y también se juntó en la marcha (del 8 de agosto a favor de la legalización del aborto), recibimos un montón de mercadería, por unos meses están cubiertos porque la donación fue muy grande” destaca la maestra.

Otra vez, la mano solidaria llegó de quienes necesariamente no tienen más que otros, pero ofrecen lo que tienen. De pares, de vecinos y vecinas que sufren lo propio pero también lo ajeno y que están convencidos de que vivir dignamente tiene que ser para todos.

Lo mismo pasó con la familia de Yanina, la mujer que abrió su casa para contarle a Diario Nep otra historia de hambre semanas atrás. En estos casos, en los que se hacen visibles, la empatía llega primero que el Estado.

Cuenta Nerea que a raíz de la difusión que consiguió la juntada de alimentos “llamaron de la Municipalidad, de Desarrollo Humano y repercutió también en el Jardín porque empezaron a movilizarse ciertas cuestiones que estaban estancadas, como es el trabajo de los equipos interdisciplinarios que no estaban yendo, los organismos que están involucrados empezaron a moverse”.

niñe_hambre_WEB2

El del niño de tres años que va al Jardín sin comer no es el único caso. Lo había advertido la propia Yanina en el primer informe sobre el hambre en Trenque Lauquen publicado por este medio. Son fotografías de la desigualdad. “Esa mamá se animó a hablar pero vos ves que no están bien alimentados, que necesitan aseo… les preguntamos a las mamás y muchas veces agachan la cabeza, tienen miedo de que se los saquen, o les pase algo” explica Nerea.

El primer día “laborable” de la semana exhibe el hambre en el Jardín de manera descarnada. “Los lunes llegan con mucho hambre, es increíble ver cómo repiten hasta cuatro veces” relata la maestra como un pedido de auxilio.

niñe_hambre_WEB3

En Trenque Lauquen hay niños y niñas que no comen. ¿Qué hacemos?. ¿Cómo seguir con nuestras vidas teniendo esta certeza en plena garganta?.

¿Qué hacemos?, sabiendo que estas situaciones se generan porque en esta ciudad no entramos todos.

¿Qué hacemos? ante un Estado que no sólo llega tarde sino que es el responsable de lo que ocurre. Porque, como decíamos, en qué otra cosa pueden desembocar estas políticas neoliberales que con la pata del poderoso en la cabeza de los trabajadores.

Habrá que hacerse cargo de esta historia y de las que permanecen aún en el silencio. Habrá que inventar formas para evitar que nuestros vecinos y vecinas se sigan cayendo por los bordes de nuestro pueblo.

Habrá que seguir pateando hormigueros y avisperos.

Las penas no tienen por qué seguir siendo nuestras.

nota_familia_3“Vendimos todo lo que compramos en años para poder comer”
inauguracion-ciclo-jardines-febrero-2016-3En Trenque Lauquen, los jardines maternales dejaron de ser gratuitos

GIF REMERA CATALEJO

Te puede interesar