COMUNIDAD NEP banner

Caminar para cambiar la historia: la ronda de los martes sigue brotando

Ambiente 12 de septiembre de 2018 Por
Ni Romeos, ni Julietas, ni falsos cuentos de amor, ni fábulas de muertes torpes, se marcha para decirle basta a las historias con veneno, para nombrarlo como lo que es: una forma sistemática de la destrucción y no como el único modo posible de producir nuestros alimentos.
agroquimicos_ronda_web

El día quería parecer acabado o acabándose, los locales de la Villegas a punto de cerrar sus puertas, la calle vaciándose en el intento de dar fin a una jornada, pero algo se encendía en la Plaza San Martín y detrás de un cartel que no deja lugar a dudas ni a eufemismos la ronda de los martes, cumpliendo su vuelta número 25, vociferaba “Los agrotóxicos matan”.

Charlamos con Alejandro para comprender en profundidad cuál es la necesidad de visibilizar lo que está ocurriendo con las fumigaciones.

Nep: ¿Cuando dicen “basta es basta” a qué le dicen basta?

Alejandro: Estamos acá con la agrupación autoconvocados defendiendo la salud, visibilizando esta problemática que tiene intereses políticos, económicos y nunca dejan que pongamos en la balanza el verdadero reclamo que es la salud. Estamos pidiendo que dejen de fumigarnos, estamos poniendo en evidencia que el modelo de producción debe cambiar y que es necesario recuperar la soberanía alimentaria que a través de los años la hemos ido perdiendo cada vez más.

Nep: ¿Qué implicancias sobre la salud tiene este tipo de fumigación?

Alejandro: Bueno está comprobado que el 24D afecta los genes por ejemplo, el problema que pesa sobre nuestro reclamo es que el discurso político dice que no hay pruebas, eso es falso, porque las pruebas están. Por eso decimos que el municipio debe cumplir con la ordenanza vigente, está intentado armar una nueva cuando la actual no está siendo cumplida.  

Nep: ¿Qué esperan generar con las rondas que hacen los martes?

Alejandro: Intentamos con la marcha hacer visible lo que está ocurriendo, sabemos que vamos contra corporaciones que hay grandes intereses económicos que nos intentan silenciar pero esta es nuestra forma, en paz, reclamamos nuestros derechos y los derechos de toda la población. Lo que buscamos es tener un ambiente habitable ese es nuestro reclamo.

agroquimicos_ronda_3

Luego Pato Domínguez de Vecinos Autoconvocados conversó con Diario Nep para aportar su mirada sobre lo que está ocurriendo en la zona, en la región, y a nivel mundial en relación a las fumigaciones.

Pato: Desde hace años que venimos con la intensión de visibilizar este tema, buscando romper el silencio que es lo más jodido en nuestra comunidad, es lo más difícil: hablar, hablar de esto. Aunque sean intuiciones, aunque sean más dudas que certezas las que tengamos. Este espacio de la ronda, que hoy es la número 25, viene a cumplir con esta función, visibilizar un tema. Darnos un espacio para que la población, la comunidad, se entere que hay preguntas sin contestar. Hay una ordenanza que no se está cumpliendo y hay un estado de incógnita acerca de cómo estamos en relación a nuestra salud. Nosotros sabemos que hay una cantidad de casos, de enfermedades que podrían estar relacionarse con nuestro aire, nuestro agua, nuestro suelo y los alimentos contaminados con agrotóxicos, ese podrían es lo que abre es una incógnita, una duda. Nos parece que como vecinos lo primero que está a nuestro alcance es empezar a preguntarnos y de alguna manera interrogar a los que están en los cargos públicos tanto en los municipales, como en los provinciales y en los nacionales, porque ésta es una cuestión que no pasa en Trenque Lauquen solamente, nos pasa a todos, a toda la Argentina e incluso a gran parte de Latinoamérica, entonces esta es una situación muy general. Tratamos de sostener las rondas para que no nos gane el silencio.

agroquimicos_ronda_2

Nep: ¿Cuando dicen “basta es basta” a qué le dicen puntualmente “basta”?

Pato: Le decimos basta a los agrotóxicos, más allá de las pruebas, de las búsquedas puntillosas de encontrar una causa hay un estado de riesgo y lo sabemos, y esto no lo decimos nosotros, lo dice la sociedad, los científicos, los responsables de aplicarlo lo saben. Sabemos que no son fitosanitarios, que eso es una manera de hablar, eso es una entelequia es una manera de hablar sin decir lo que realmente es: son venenos. La Organización Mundial de la Salud dice que los agroquímicos son “venenos útiles”, lo de útiles se puede ver, ahora lo de venenos no lo pueden negar, son venenos. Estos productos se usan en nuestra comunidad de manera muy difícil de controlar, es muy difícil que exista una buena manera de usarlos porque el ecosistema es un sistema complejo nosotros como especie estamos metidos dentro de un ecosistema y pensamos, tenemos la ilusión de que, a ese sistema lo dominamos y no es así, no porque uno lo diga sino porque el conocimiento  de nuestra cultura nos lo está diciendo, dice “guarda que el ecosistema tiene otros modos de hacerte saber que no lo estás dominado”.  Este grito de basta se inicia en Entre Ríos. Ellos llevan la ronda numero 35, la intensión original fue la de emular la lucha de las Madres de Plaza de Mayo que cuando todo el país les daba la espalda y nadie las escuchaba salieron a rondar, a rondar esa plaza, ellos propusieron lo mismo y la idea es esta, vamos a rondar hasta que esto lo empecemos a ver cara a cara, hasta que sea visible.

agroquimicos_ronda_4

Nep: Las Madres tenían un interlocutor marcado en esas rondas comenzando por el gobierno militar, ustedes a quién tiene de interlocutor, ¿a quién le gritan este basta? ¿A quién se lo exigen?

Pato: Hay dos interlocutores que tenemos nosotros y que las Madres también tuvieron; las madres tuvieron como interlocutor al gobierno militar y a la sociedad entera despertándola. A nosotros nos pasa lo mismo, tenemos por un lado los gobiernos que pasaron, los que están y los que vienen porque este es un modelo general. Este es un interlocutor que si o si tiene que estar presente y con el cual tratamos de generar un tipo de dialogo, es muy difícil pero las leyes se hacen ahí y por eso siempre tenemos que mantener ese dialogo. Por otro lado, es la sociedad misma porque la decisión de echar el agroquímico es de una persona y esa persona puede que sea padre de familia y está en contacto con la realidad, está en contacto con esa enfermedad que a nosotros nos parece que podría ser por esos agroquímicos entonces la decisión individual de seguir pensando que no hace nada, que es inocuo, es del que lo aplica y también es del productor, de la persona que vive en el campo o que dejó el campo y se vino a la ciudad porque ya en el campo no se puede vivir. Hay historias de vida atrás que son infinitas porque de alguna u otra manera nos relacionamos no sólo con el campo sino con el sistema natural, estamos viviendo en un mundo y aún cuando nuestra cultura urbana empiece a poblar cada rinconcito de la Argentina y empecemos a dejar de ser rurales para ser culturas cada vez más urbanas esto nos llega igual y nosotros tenemos conciencia de que nos llega igual. Incluso lo vemos en los árboles que fue el inicio de nuestra lucha empezando por hacer visible el daño que los árboles ya nos mostraban en el casco urbano. El otro interlocutor que es parte de la sociedad civil y que está jugando un rol muy importe son los científicos. No hace mucho que el silencio era mayor entonces fue muy difícil que el CONICET aprobara la realización de estudios sobre el impacto o los riesgos de los agrotóxicos y hoy es un tema generalizado y produce alarma en la comunidad científica  y cada vez más se conocen estudios de diferentes lados, no sólo desde lo biológico, desde lo social, lo ecológico, desde lo geológico, ahí está la complejidad de este tema.

"Me parece importante ver a dónde va a ir a parar ese corpus de conocimientos porque es evidente que este territorio está siendo además una prueba, somos un rincón del mundo destinado a aguantarse esta betería de agrotóxicos entonces el mundo nos está mirando, lamentablemente".

Nep: Un poco profundizando en esta idea de interlocutores, las Madres también tuvieron que hablarles a las empresas cómplices de la dictadura, hay empresas y productores que están siendo cómplices de lo que sucede que son quienes están fabricando los agrotóxicos, se puede saber certeramente quiénes son, además de empezar a desentramar el por qué se sigue usando incluso después de comprobar que no es inocuo su uso.

Pato: Lo que sucede es que éste es un modelo agrícola con una trama cultural atrás y ésta es la que permite dos grandes mentiras una es la mentira de que “no hacen nada” y otra es que “no se puede producir de otra manera” son dos mentiras muy fuertes que se han instalado a través de los años, porque esto no empieza con los transgénicos, ni con el glifosato, esto empieza en los años 50 mínimo después de la segunda posguerra cuando se generalizan los primeros agroquímicos ahí es donde empiezan esas dos patas fuertes de la mentira que se van a construir en relación al modo de producir alimentos. En ese momento, en el que dijeron “no hacen nada y no se puede cultivar de otra manera” ahí si como país se hubiese destinado algo de presupuesto a entender cuanto más o menos echar de un producto a las producciones agroecologías o las producciones orgánicas muchos antes nos hubiésemos dado cuenta que se posible producir de otra manera porque no se trata de ser primitivos o de volver a lo inéditamente anterior, no se trata de eso. Se trata de ahondar en los conocimientos ecológicos actuales y tecnológicos que no contaminen y ese es un desafío que tiene que ver con la agronomía y con la concepción de un país que siempre se dijo vinculado al campo, siempre se dijo vinculado a las exportaciones y se generó esto, entonces se dijo que había que generar granos de esta manera y que no hacía nada y todo aquel que quiso hacerlo de otra manera fue visto culturalmente como anticuado que no le importaba el dinero, ahora a todos nos importa el dinero, pero hay una diferencia entre que te importe el dinero y que no te importe el otro y acá vemos eso. El dinero empieza a tener tanto peso que impide ver al otro, al que incluso también le importa el dinero pero que se está muriendo porque tu valor esta impidiendo ver que además de ganar dinero estás haciendo otras cosas y la otra cosa que pasa con esta tecnología más allá de todo lo que se pueda decir es que es fácil porque no es lo mismo agarrar el teléfono y mandar a echar algo que entender la naturaleza ahí hay un desafío, un desafío cultural que se perdió y la responsabilidad es de todos, la responsabilidad es a nivel educativo, a nivel de la salud a nivel científico a nivel social por eso hablo de una trama cultural que hace que esto tenga tanto frutos y que sea tan increíble a la vez.

agroquimicos_ronda_1

Nep: Estamos ante una cosmovisión del mundo e incluso del propio cuerpo, de los propios dolores y del modo en que son medicalizados

Pato: Bueno acá traes otro actor, otro de los interlocutores con esto que decir, si bien tenemos a los abogados, a los funcionarios, los agrónomos, la población común, también están los médicos haciendo lo suyo. Hoy los médicos todavía tienen un marco teórico de la medicina, de cómo entender la enfermedad que aísla sistemáticamente el cuerpo de su ambiente y hasta que no cambie la formación dentro de la medicina acerca de lo que es un cuerpo en un lugar en un entorno eco-socio-biológico esto no se va a poder comprender en profundidad. No tienen la capacidad de ver cuáles son los riesgos y qué sucede con un cuerpo en un lugar, algo tan sencillo como eso. Siempre se habló de estadísticas pero es complejo lograr una estadística porque es difícil buscar las causas, relacionarlas con lo biológico. Ahora, me pregunto, ¿es tan complejo preguntarle a alguien que llega con un broncoespasmo dónde trabaja, en dónde vive? nada más que eso ayudaría a tener una conciencia, aunque sea un panorama general, de lo que sucede. Cómo puede ser que cueste tanto preguntarle a una mujer que viene con un aborto espontáneo ¿dónde vivís? ¿de qué trabajás? porque hay cantidad de mujeres que están llegando con abortos espontáneos que viven en el campo o que tienen relación con el campo y no se lo preguntamos, no se pregunta y nadie está buscando llegar a ese lugar de comprensión.

Nep: Hubo en estas últimas semanas varios movimientos en los ministerios, ¿creés que el pasaje a secretaria por parte de los ministerios de Agroindustria, de Ambiente, de Salud pueden afectar o impactar en las decisiones en relación al uso de agrotóxicos?

Pato: Por un lado no creo que este recambio sea algo que afecte en profundidad a lo que sucede, creo que es una manera estratégica de decir que los recursos irán para determinados lugares y no para otros y ya vamos viendo para donde van. Entonces no me parece que sea algo estructural, que haya un cambio real en las políticas de esos ministerios que dejaron de serlo. Nosotros tenemos como precedente que el ministerio de Agroindustria, el de Ciencia, el de Salud y el de Ambiente hace alrededor de dos meses hicieron una conferencia de prensa interministerial en donde propusieron el camino a seguir para una nueva ley de agroquímicos fitosanitarios en esa conferencia como un mantra repitieron la posibilidad de lograr buenas prácticas y que los productores debían conocer monitorear y disponer de toda la tecnología existente para que no hubiese errores en la utilización de fitosanitarios. El camino que ellos estaban trazando es el camino que nosotros pensamos que es indispensable parar porque no hay buena práctica que pueda poner un límite entre la humedad, el viento, el calor, del día de hoy que es cuando vos vas a controlar con dentro de dos horas, dentro de un día, de dos días, el veneno persiste y se vuela en forma de agua pero también en forma de suelo acompañando los vientos de nuestras zonas. Entonces no tenemos dudas, ese camino que propusieron desde esta comisión interministerial la van a seguir intentado imponer sean una secretaria, sean lo que sean, y es eso lo que tenemos que frenar, como país, porque vinieron a esto.

"Vinieron a que nosotros como cuerpos seamos desechables desde todo punto de vista, como población y como territorio, no nos necesitan, somos desechables y nos podemos enfermar, lo van a llevar a un límite en el que no caigamos todos como cayó Fabián Tomasi  porque si esta tecnología nos llevara a todos a ese lugar ya no la podrían caretear más, pero nos van enfermando de a poco y en ese de a poco está su ganancia, a eso vinieron".

El análisis de ella es contundente, punto por punto desentrama la complejidad cultural, económica, política, social y ecológica ante la cual nos encontramos y desencontramos porque hay un intento persistente por invisibilizar las relaciones complejas que trae consigo la fumigación, se pretende que las preguntas que se generan alrededor sean sólo eso: preguntas, intuiciones sin fundamento. Ante esa idea es que se rompe el silencio y por eso martes a martes la Plaza San Martín se abre en paso ante esta certeza los agrotóxicos nos están matando, son venenos y por eso estamos diciendo que basta es basta.

GIF REMERA CATALEJO

Te puede interesar