COMUNIDAD NEP banner

“La villa es también, alegría, belleza y solidaridad”

Derechos Humanos 16 de julio de 2017 Por
Hoy a las 18 se proyecta “Ni un pibe menos” en la Casa de la Historia y la Cultura, con entrada gratuita. El encuentro es organizado por Las Mostras. Viene un integrante de La Poderosa. El director del film, Antonio Manco, habló en el programa radial “Nadie es Perfecto”.
5

“No tenía pensado hacer una historia de violencia institucional” cuenta Antonio Manco, el director de cine italiano, realizado de “Ni un pibe menos”, que esta tarde se estrena en Trenque Lauquen.

La película reconstruye el asesinato de Kevin, un niño de 9 años baleado en 2013 en medio de una zona liberada por las fuerzas de seguridad en el barrio Zavaleta.

Antonio Manco vino a la Argentina a hacer una investigación sobre los desaparecidos en democracia. En el medio de esa investigación, que incluía la obra de La Poderosa en los barrios y en las villas, se produce la muerte de Kevin a través de una bala perdida de una banda de narcos por una zona liberada por la Policía.

“No tenía pensado hacer una historia de violencia institucional, y menos del asesinato de un nene de 9 años, asesinado después de un tiroteo de tres horas con 105 balas disparadas de armas de guerra” explica Antonio Manco entrevistado en el programa radial Nadie es Perfecto de Trenque Lauquen.

“En el medio del tiroteo hubieron llamados al 911 y una zona liberada por la fuerza de seguridad que fue cómplice de ese asesinato” afirma el director.

Antonio manco llegó a Argentina invitado por el Festival de Derechos Humanos de Nápoles. “Estábamos siguiendo La Garganta, me parecía estupendo contar la historia de los chicos que desde los barrios más humildes, desde las villas de Buenos Aires estuvieran haciendo una revista que tuviera el nombre de La Poderosa, como la moto del Che, que tuviera a Rodolfo Walsh como Jefe Redactor, que tuviera a 30 mil compañeros desaparecidos como colaboradores. Y cuando pasó lo de Kevin se cambió el rumbo” cuenta.

El director de “Ni un pibe menos” recuerda que “en un principio ellos me veían como un gringo más que bajaba en la villa con la cámara, y se sentían con toda la estigmatización que hacen los medios de comunicación que durante ocho días invisibilizaron el caso, y en el medio de la desesperación de que los medios no cubrían el caso me volví, yo, el extranjero, la única persona en que ellos podían confiar”.

“Entendí la causa y le puse el cuerpo como pude, especialmente cuando la madre, al contarme lo que había pasado, me dijo que cuando habían llevado a Kevin al Hospital, volviendo a la casa descubre que la Policía le había robado 200 pesos que tenía escondido debajo de su cama. No podía creer lo que me estaba contando y que me lo cuente con tanta naturalidad”.

 

- A pesar de relatar un hecho tan doloroso, la película tiene mucha belleza, los colores de la villa, los niños, siempre están presentes.

- La historia no sólo se hace desde el desconsuelo de un Estado ausente sino aprendiendo la belleza de una humanidad presente. Poder enseñar la realidad que se vive en las villas, que no es solo tristeza, pesadilla, no es sólo crueldad, sino también belleza, alegría solidaridad, lo que ellos me dieron y enseñaron a pesar del dolor.

 

El realizador se mostró contento por la proyección de su obra en Trenque Lauquen y en tantos lugares del país. “Se tiene que ver en todos lados, y aún no alcanza, más en este tiempo cuando vemos temas como el 2 x 1 a los genocidas o la baja de edad de imputabilidad” que propone el Gobierno de Cambiemos.

GIF REMERA CATALEJO

Te puede interesar