COMUNIDAD NEP banner

Las cuarenta y un primaveras que le arrancaron a José

Derechos Humanos 25 de septiembre de 2018 Por
Se cumple un nuevo aniversario de la desaparición de José Adhemar Changazzo. El recuerdo y homenaje de la Comisión por los Derechos Humanos de Trenque Lauquen.
Jose_Adhemar_Changazzo-272x290

José Adhemar Changazzo Riquiflor tenía 28 años cuando llegó la primavera, en 1977. Pero ese 21 de septiembre, en Mar del Plata, él y sus allegados no tuvieron motivos para festejar. José perdió con el inicio de aquella primavera su libertad, secuestrado por un grupo de tareas genocidas, y si bien fue visto en el centro clandestino de detención que albergaba la Base Naval marplatense, también en primavera perdió su vida (lo asesinaron junto con dos compañeros de militancia en noviembre de 1977, queriendo hacer creer que habían muerto en un "enfrentamiento").

José Adhemar Changazzo es el único de los once ciudadanos argentinos nacidos en Trenque Lauquen, que cayeron en las garras terroristas del Estado dictatorial, del cual se han recuperado los restos, enterrados como NN en Mar del Plata, e identificados 30 años después de su secuestro y desaparición, en 2007, por el Equipo Argentino de Antropología Forense.  

José no llegó a conocer a Mariana, porque Silvia, su compañera, estaba embarazada al inicio de aquella primavera. Le impidieron observar al joven militante la más hermosa de las flores que un hombre puede apreciar a lo largo de su existencia: su hija.

Afiliado al Partido Comunista con el objetivo de aportar a la construcción de una sociedad menos injusta, José Changazzo tendría en 2018 unos 69 años. Sólo llegó a disfrutar 27 primaveras, porque el día que comenzaba la de 1977 se inauguró para él una estación de tormentos. A esta altura las primaveras que le secuestraron suman 41.

Lo que no lograron es que lo olvidemos. Lo que no conseguirán es que el ejemplo de sus luchas se desvanezca, porque el perfume de sus ideales embellece el aire, como si tantas primaveras que le fueron sustraídas se condensaran en las voces de lxs argentinxs que siguen apostando a un país justo y soberano, como si los colores de los sueños de José se pintaran en tantos paños policromáticos que recorren calles y plazas de esta querida Patria, castigada por gerentes a sueldo de los Fondos Monetarios (esos que no cambiaron y jamás cambiarán en su codicia carente de escrúpulos). Cuando al fin los derrotemos, todas las primaveras que le secuestraron a un joven trenquelauquense volverán en las risas y los abrazos que encenderán la vida en un país apagado. Por José y por la inmensa mayoría de nosotros, que así sea.

¡JOSÉ ADHEMAR CHANGAZZO RIQUIFLOR! ¡PRESENTE! ¡AHORA y SIEMPRE! 

GIF REMERA CATALEJO

Te puede interesar