COMUNIDAD NEP banner

Alicia o el amor de una madre

Derechos Humanos 20 de julio de 2017 Por
El recuerdo y homenaje de la Comisión por los derechos Humanos de Trenque Lauquen, al cumplirse 39 años del secuestro y desaparición de Alicia Severa Cabrera.
images

Alicia Severa Cabrera en 1978 era ya una mujer madura, que tal vez pensaba con alegre expectativa en los nietos que la vida le podía deparar a través de sus hijas Susana y Nora. Sin embargo, las dos jóvenes tenían por entonces otras prioridades, que iban mucho más allá de su destino individual y familiar. Susana Alicia Larrubia y Nora Alicia Larrubia eran militantes, que como otros miles en esa época se entregaban día y noche a la forja de un proceso revolucionario capaz de asegurar pan y trabajo realmente para todos.

Alicia Cabrera acompañó del modo que pudo a sus dos hijas en el camino que ellas habían elegido. Seguramente no suponía que la podían secuestrar al salir de su casa platense para hacer las compras hogareñas, pero probablemente se sabía en riesgo, porque su ex marido y padre de Susana y Nora era un militar que anteponía las fobias y los odios de muchos uniformados de entonces por todo lo que se relacionara con la organización popular al amor filial. Eso hicieron muchos militares, por eso hoy surgen las voces dolidas de los hijos e hijas de represores, ejerciendo el "Yo te acuso" frente a sus propios progenitores.

María Emilia, una sobrina de Alicia, tiene la saludable costumbre de donar a la Biblioteca Popular Osvaldo Bayer un libro, cada vez que se cumple un aniversario de los secuestros de su tía y sus primas. En esta ocasión nos trajo "Huellas: voces y trazos de nuestra memoria", que contiene relatos y recuerdos de hijos de desaparecidos (Eugenia Azurmendi, Esteban Lorenzano, Martín Elías, Felipe Fernández y Paula Silva Testa) ilustrados por María Giuffra. Este texto ha sido editado por El Zócalo y está disponible en la sede de la Biblioteca Bayer, calle Pellegrini N° 342, pudiéndose retirar de lunes a viernes (de 16.30 a 18 horas). 

Alicia desapareció incluso antes que sus dos hijas militantes por un país más justo. Se cumplen este viernes 21 de julio treinta y nueve años de la última vez que esta mujer nacida en Trenque Lauquen pudo caminar libremente por las calles y respirar sin dolor de torturada el aire que la rodeaba. Es para muchos un ejemplo de amor por sus hijas, y de acompañamiento a una lucha que también a ella inspiraba, pero que protagonizaba sobre todo a través de su semilla, fecunda en amor al prójimo. 

En este 2017 tan duro, con penurias socio-económicas multiplicadas para tantos compatriotas, decimos con más énfasis que nunca:

                                                                            ¡ALICIA CABRERA presente! ¡Ahora y siempre! 

                                                            

GIF REMERA CATALEJO

Te puede interesar