COMUNIDAD NEP banner

Murió Elena Taybo, Madre del amor, de las luchas y la rebeldía

Derechos Humanos 11 de diciembre de 2018 Por
Queda en las retinas, en la Memoria atesorada de un Pueblo, en las plazas, escuelas y en cualquier espacio donde se respire Libertad. Hasta siempre. Madre de la Plaza, Madre de todas y todos, el Pueblo de Trenque Lauquen te abraza, te agradece y te llora.
elena pettina (8)

A los 92 años falleció Elena Taybo, un emblema en la lucha por la defensa de los Derechos Humanos en Trenque Lauquen.

Madre del desaparecido Rodolfo, integró las dos comisiones por los DDHH que tuvo la ciudad y dedicó su vida a la incesante búsqueda de su hijo. Militante tenaz, hasta que le dio el cuerpo marchó cada 24 de marzo, recorrió escuelas, y ofreció su testimonio por cada rincón.

Imposibilitada de viajar a La Plata, en 2007 declaró en Trenque Lauquen en el juicio contra Christian Von Wernich, que terminaría siendo condenado por genocida.

Presente en cada manifestación, no sólo por Memoria y Verdad y Justicia respecto a la última dictadura cívico militar, sino acompañando cada reclamo justo, cada vez que las libertades de los argentinos se vulneraban.

Madre de la Plaza, Madre de todas y todos, el Pueblo de Trenque Lauquen te abraza, te agradece y te llora. 

La lucha que abraza a un Pueblo

Compartimos fragmento de un escrito de la Comisión por los Derechos Humanos de Trenque Lauquen dedicado a Elena Taybo cuando cumplió sus 90 años.

 

Madre de cuatro hijos, abuela de muchos nietos, ya bisabuela.

Mujer que como tantas trabajó a destajo para recibir siempre muy poco salario.

Persona que arremetió ante las adversidades de la vida con alegre determinación.

¿Una más, entonces, entre tantas?

No, definitivamente no.

Por eso estas líneas agradecidas, por eso estas palabras conmovidas ante su temple.

Elena marcó un rumbo en la defensa de los derechos humanos,

lo hizo poniendo el cuerpo, con palabras sencillas

y la sensibilidad por todos los demás, por cualquiera, a flor de piel.

La mamá de RODOLFO PETTINÁ, el estudiante de Medicina

que a los genocidas les pidió que no se llevaran a los demás, que lo secuestraran a él solo;

ese Rodolfo que todavía, cuarenta años después, se le aparece en sueños,

uno más entre 30.000 que obligaron a sus madres a buscar con desesperación.

Rodolfo parió a ELENA como Madre de la Plaza,

pero ella supo convertir esas tinieblas en un verdadero alumbramiento,

pues con varias otras Madres de desaparecidos dio a luz en Trenque Lauquen

una lucha que hoy es reconocida en el mundo entero

como un ejemplo en la búsqueda de Verdad y Justicia.

ELENA está en nuestras retinas, en la Memoria atesorada,

como la portadora del pañuelo blanco,

Madre de las Plazas (Plaza de Mayo, Francia, San Martín y del Bicentenario),

que nos urge a salir al espacio público y no callar injusticias.

(...) Gracias                                                       

por habernos marcado una huella a seguir,

por habernos permitido acompañarla en su búsqueda incesante,

por brindarnos su confianza y cariño,                                                                                            

la mayor recompensa que podemos esperar por nuestra militancia.

Pero además, nuestra querida ELENA con su lucha inextinguible abraza a un pueblo,

que se nutre de tal ejemplo para seguir reclamando por sus derechos,

siempre negados o puestos en riesgo

por los que minimizan los efectos destructivos de las políticas neoliberales.

ELENA jamás perdió la esperanza de volver a verlo a Rodolfo,                                                          

y esa llama de amor y rebeldía nos ha dado luz y calor a muchos,

tantos que a esta gran mujer le costaría creer.

GIF REMERA CATALEJO

Te puede interesar