COMUNIDAD NEP banner

Hay que ser miserable

Derechos Humanos 17 de octubre de 2017 Por
Una nota de opinión de Pablo Carabelli, presidente de la Comisión por los Derechos Humanos de Trenque Lauquen.
multimedia.normal.ac050e0447cc461a.53616e746961676f2d4d616c646f6e61646f2d635f6e6f726d616c2e6a7067

A esta altura de los acontecimientos, la única posibilidad que le queda al Gobierno nacional para distraer de su responsabilidad en la desaparición forzada de Santiago Maldonado es atacar a la víctima y su familia.

Un especialista en redes sociales, Luciano Galup, fue bombardeado con mensajes en su contra en Twitter por demostrar que el crecimiento de una campaña anti-familia Maldonado en las redes era propio de “un comportamiento de call center”. Es decir, que atrás del hashtag #SergioDóndeEstáTuHermano estaban los trolls que ya son marca de época de la gestión Cambiemos, acunados y alojados por el Jefe de Gabinete de Ministros, Marquitos Peña Braun.

Cualquier actitud de Sergio Maldonado, de Germán Maldonado, de los padres de Santiago, de sus cuñadas, va a ser tergiversada por este ejército de miserables que pretenden hacernos creer que ejercitan desinteresadamente la libre expresión, cuando en realidad reciben fondos estatales para mentir y difamar. Por ejemplo, con la mochila y el celular que Sergio Maldonado tenía en su poder, los trolls (y no pocos periodistas de medios oficialistas) sembraron sospechas sin fundamento, ya que la mochila no es la que Santiago portaba el 1 de agosto (es una mochila con sus implementos para realizar tatuajes) y el celular no es el que Santiago llevaba encima cuando lo desaparecieron (es un aparato con mensajes que ya estaban incorporados en la causa).

Pero de poco valen las aclaraciones con estas personas absolutamente malintencionadas, que mienten y luego, cuando alguien les replica, insultan, porque si hay algo que estos twiteros no tienen son argumentos y voluntad de debatir. No tiene sentido plantearles que acusando a la familia sugieren que los padres de Santiago (Stella y Enrique), personas mayores, participan de un complot para engañar a todos simulando una espera angustiosa cuando en realidad saben que su hijo está bien, esperando el momento propicio para el reencuentro.

La diputada Carrió, receptora en las PASO de uno de cada dos votos porteños, siguió con su campaña de encubrimiento de las andanzas del Gobierno que lidera Macri, una persona a la que ella hace pocos años definió como “corrupto” y “contrabandista”. Dijo en un debate de candidatos que “hay un 20% de posibilidades de que Santiago Maldonado se haya ido a Chile junto con miembros del grupo RIM” (ni sabe la diputada la sigla correcta del grupo que nada tiene que ver con la comunidad mapuche a la que acompañaba Santiago el 31 de julio y el 1 de agosto). A ver, Carrió: ¿El 80% restante de las posibilidades con que lo asocia? ¿Con otros “delirios místicos” de esos que acostumbra escupir a la ciudadanía? ¿O en el 80% está mayoritariamente alojada la sospecha que recorre el mundo entero, es decir que a Santiago se lo llevó la Gendarmería? 

Miserables. Los que antes no tenían mayores chances de publicar lo que escribían (porque no pasarían el mínimo “control de calidad” de su forma de redactar) y ahora lo hacen convirtiendo a las redes sociales en “redes antisociales” o “letrinets”. Miserables. Los que de no ser por el blindaje mediático, en vez de resultar mayoritariamente votados podrían verse obligados a explicar para quienes juegan, o por qué con cada declaración dejan claro que el porcentaje de salud mental que los asiste alcanza, con mucha suerte, el 20%.

   

GIF REMERA CATALEJO

Te puede interesar