Premiando a los sospechosos de violencia institucional

Derechos Humanos 04 de enero de 2018 Por
Sobre el ascenso a los gendarmes implicados en la desaparición forzada seguida de muerte de Santiago Maldonado.
image5a4d04a013a76

En el día de ayer la familia de Santiago Maldonado hizo público el siguiente comunicado:

"IMPUNIDAD EN ASCENSO: ascienden a los gendarmes implicados en la desaparición forzada seguida de muerte de Santiago.

En el Boletín Oficial del día de hoy se publica la Resolución 1473-E/2017 del ministerio de Seguridad, por la cual se dispone el ascenso de varios gendarmes, entre otros del gendarme Emmanuel Echazú.

Esta decisión nos parece como mínimo prematura porque se encuentra en curso una investigación sobre la responsabilidad de ese y otros gendarmes en un caso gravísimo como el de la desaparición y muerte de Santiago.

El ascenso de un agente en esas condiciones resulta impropio y desaconsejable, ya que podría suponer cierto aval a prácticas represivas ilegales y una provocación a los familiares de las víctimas.

Creemos que la resolución debe ser revocada en cuanto a los gendarmes bajo investigación y así lo exigimos".

En los fundamentos de la medida la ministra Patricia Bullrich plantea que había personal que "mantenía su promoción supeditada a causas o situaciones que al presente se encuentran superadas". Es obvio que para Bullrich la responsabilidad de Echazú sea una cuestión "superada", ya que la ministra de Seguridad encubrió con entusiasmo cualquier arista de la violencia institucional ejercida por integrantes de las fuerzas a su cargo durante el 31 de julio y el 1 de agosto (día de la desaparición de Santiago). Por eso, cuando la familia del joven artesano habla de "cierto aval a prácticas represivas ilegales" por parte del ministerio, consideramos que lo expresan de modo diplomático: para quiénes integramos un Organismo de DDHH el aval del ministerio de Seguridad de la Nación (por parte de Bullrich y su staff) a prácticas represivas ilegales perpetradas contra ciudadanos argentinos desarmados es completo y hasta fervoroso. Así se explica  esta vergonzosa actitud de ascender rápidamente a gendarmes sospechosos de la peor violencia institucional.

Comisión por los Derechos Humanos, Trenque Lauquen.

Te puede interesar