La Comisión por los Derechos Humanos repudió las declaraciones del Comisario Pierolivo

Derechos Humanos 26 de febrero de 2018 Por
El máximo funcionario policial de Tres Lomas había dicho que "se quedaron cortos los del Falcon verde". El comunicado de la agrupación trenquelauquense.
multimedia.grande.893b34a6bc869f9a.4d616c646f6e61646f203031335f6772616e64652e4a5047

La Comisión por los Derechos Humanos de Trenque Lauquen comparte en todos sus términos el repudio manifestado por el Movimiento Independiente por los Derechos Humanos de Tres Lomas a un comentario que hizo en una red social el comisario de esa localidad.

Dijo Samuel Pierolivo, que se desempeña como jefe de la policía treslomense: "La verdad se quedaron cortos los del falcon verde". Si no fuera funcionario público podríamos dejarla pasar como frase a tono con la escasez de inteligencia que en promedio se observa en los comentarios de redes sociales, plagados de insultos y ataques a la persona que opina, sin mayor voluntad de debatir argumentos. Pero Pierolivo es un agente estatal con importantes responsabilidades como para aceptar que, muy suelto de cuerpo, desgrane en pocas palabras tamaña muestra de ignorancia e insensibilidad.

¿Tiene la menor idea el comisario acerca de los crímenes contra la humanidad cometidos por "los del falcon verde"? Seguramente no, y por eso alguna autoridad del ministerio de Seguridad de la provincia debería obligarlo a leer el "Nunca Más", como primera aproximación a los delitos aberrantes cometidos por los grupos de tareas genocidas (a los que Pierolivo parece admirar, más que repudiar, como debería hacer en su carácter de funcionario de un sistema democrático).

Policías, gendarmes, prefectos, y otros integrantes de fuerzas de seguridad, así como los actuales componentes de las tres Fuerzas Armadas tienen, por haber nacido en muchos casos después de 1983 (o antes, pero siendo demasiado jóvenes para haber participado en el genocidio), la oportunidad histórica de desmarcarse de crímenes horrendos. Si no lo hacen, ya no les queda más remedio que enterrarse progresivamente en el pantano de la complicidad ideológica con Etchecolatz, Videla, Massera, Camps, Luciano B. Menéndez, Astiz, Acosta, Bussi y tantos otros criminales de lesa humanidad condenados por la Justicia argentina, que serán recordados como lo peor que engendró la especie humana.

Te puede interesar