Habló la maestra rural amenazada por luchar contra los agrotóxicos

Ambiente 07 de junio de 2017 Por
A días de elevarse a juicio oral una causa penal contra los responsables de fumigar con agrotóxicos a alumnos de una escuela rural en horario de clases, Mariela Leiva, la docente entrerriana que los denunció, recibió amenazas en su celular. Fue entrevistada en “Nadie es Perfecto”.
18582311_2156920521200967_2768655540338008273_n

El 4 de diciembre de 2014, en pleno horario escolar, un avión realizaba fumigaciones prohibidas en inmediaciones de la Escuela 44, ubicada en la zona rural de Concepción del Uruguay, Entre Ríos.

Mariela Leiva estaba dando clase y se dio cuenta de lo que estaba pasando. Llamó a la Policía y a las autoridades educativas, denunciando la fumigación aérea con agrotóxicos.

Como resultado inmediato de la fumigación, los niños y la docente se intoxicaron; padecieron vómitos, irritación de los ojos, dolor de estómago y de cabeza, por lo que debieron ser atendidos en el Hospital

Leiva, quien en ese momento era la directora de la Escuela 44, radicó la denuncia penal, y se sumaron padres de los alumnos, integrantes de la Asamblea Ambiental de Concepción del Uruguay y de la Campaña “Paren de fumigar las escuelas”.

“Encabezamos esta lucha desde la Campaña ‘Paren de fumigar las Escuelas’ desde donde ofrecemos a los compañeros docentes herramientas para salir adelante frente a episodios como el que nos tocó vivir, que fue una pulverización en el campo aledaño a la Escuela República Argentina” cuenta Mariela Leiva entrevistada por la Cooperativa de Prensa Nep de Trenque Lauquen.

 

¿Qué pasó con la denuncia penal que realizaron?

Denunciamos el hecho penalmente y presentamos distintas pruebas contundentes al fiscal que aportaba material probatorio a la causa. La primera prueba es la constatación del hecho por parte de la Policía, que ve que los chicos estaban vomitando, con dolor de cabeza y de panza, por lo que en conjunto con la Policía decidimos llamar al Hospital. Llega la directora del Hospital en ambulancia, atiende a los niños y hace un acta de los síntomas que presentaban los niños. Y mientras ocurría esto el avión seguía fumigando, fue una situación muy traumática para los nenes y para mí. Y buscando por el lado que le busqués no encuadraba bajo ningún punto de vista la pulverización, que tampoco cumple con la ordenanza vigente, y a todo esto se le suman las actitudes reincidentes del mismo productor que el 26 de octubre de 2015 vuelve a hacer otra aplicación en el mismo lugar, y el 2 de diciembre lo hace nuevamente. Hay que decir también que un médico forense corrobora que la intoxicación de los niños tuvo que ver con la pulverización. Se allana la empresa de pulverización y se constata de que la avioneta no tenía la documentación para poder hacer la aplicación y acá tenemos una ley que dispone que antes de fumigar se debe dar aviso 48 horas antes al Municipio o a la Policía, cosa que no ocurrió. Por todo esto, la fiscal considera que tiene las pruebas necesarias para que esta causa se eleve a juicio.

 

¿Las amenazas recibidas tienen que ver con la posible elevación a juicio de la causa?

No lo podemos decir que sea por esto o por aquello, esta gente es muy hábil, se va a rastrear la llamada, pero lo hicieron desde un teléfono privado, y ese número seguramente va a ser denunciado como un teléfono robado o con un chip liberado, sin dueño, Detrás de las leyes están las trampas, qué más pruebas quieren que el 11 de abril, cuando teníamos la primera audiencia para que la causa se eleve a juicio se suspende, se reprograma la fecha para el 18 de mayo porque se enferman los imputados, falta que se enferme uno y seguimos la rueda.

 

Mariela Leiva participó el año pasado en Trenque Lauquen del Séptimo Encuentro de Pueblos Fumigados. Al referirse a la realidad que vive esta ciudad y Treinta de Agosto respecto a la contaminación por agrotóxicos dijo que “conocemos la lucha que llevan adelante asambleas y agrupaciones de ese lugar, que no es muy distinta a la nuestra”. Y agregó que “no nos olvidemos que estamos tratando con grandes intereses económicos como lo es el agronegocio, y eso trae aparejado más dificultades a nuestra lucha porque los padres de los niños que van a las escuelas o son productores rurales o son los peones del campo del productor que nos fumiga, asique no es fácil la lucha, hoy las ganancias inmediatas están por sobre la vida”.

Te puede interesar