COMUNIDAD NEP banner

El tsunami de hijoputeces

Derechos Humanos 14 de junio de 2017 Por
Por Pablo Carabelli. Para Nep.
cc300816n021f05.jpg_258117318

Es cierto que los artistas suelen ver más allá que el resto de los mortales. Tal vez porque se permiten integrar un poco ‘más a fondo’ las manifestaciones inconscientes del trabajo continuo de ambos hemisferios cerebrales, esas percepciones que agrupamos bajo el rótulo de “intuición” (datos de la realidad que aún no han llegado a ser manipulados por las neuronas de la corteza cerebral, un 10% del total de las neuronas cerebrales que configura nuestra conciencia, siempre limitada y condenada al error, porque tantas veces nos negamos a atender las ‘señales’ que envía el 90% restante de las células cerebrales, que trabajan en circuitos por fuera de ‘la conciencia’).

En diciembre de 2015, cuando no habían pasado más de dos semanas de la asunción del equipo que lleva adelante el plan de negocios del Grupo Macri y otros grupos empresarios que conforman el establishment argentino, porque llamarle “Gobierno” al que encabeza el ingeniero Mauricio Macri es un exceso (de ingenuidad o de retórica institucionalista hueca), en aquel lejano final de 2015, decía, el “Negro” Horacio Fontova definió a la flamante gestión como “un tsunami de hijoputeces”. Le bastaron al cantautor, al intérprete polifacético, unas pocas medidas oficiales para pensar y brindarnos esta definición dolorosamente exacta.

¿Cuántas decisiones perversas, repugnantes, injustas en extremo, han pasado desde entonces? No exageramos si decimos cientos, es probable que nos quedemos cortos, que hayan sido miles. Ya se pueden hacer ´raccontos’ que abarcarían varias páginas, con el retiro de pensiones a personas con discapacidad como la última medida (a día de hoy, a la mañana del día de hoy, pues hoy mismo a la tarde, o mañana, ya habrá otra hijoputez firmada en algún decreto presidencial o resolución ministerial).

Una de las hijoputeces con efectos más deletéreos (fatales) es el endeudamiento récord, que ‘consagra’ a la República Argentina como el país ‘emergente’ que contrajo mayor monto de deuda durante 2016. Si hubiera sido una “política” del año pasado, sería nefasta pero acotada. Pues no, va a ser una “política” de los cuatro años de gestión, de manera que cuando termine el pseudo-Gobierno de Cambiemos seremos nuevamente habitantes de un país abrumado por la deuda externa. Es fundamental saber que cada emisión de deuda significa un pingüe negocio para los bancos y ejecutivos de las finanzas que intermedian el proceso, entre ellos el comisionista que no casualmente es hermano del vicejefe de Gabinete Mario Quintana (por eso se escribe la palabra “política” entre comillas, porque en realidad se trata de un negociado más, entre tantos que están arruinando el futuro de nuestros hijos, nietos, bisnietos, tataranietos y siguientes generaciones de argentinos, para que unos pocos avivados como los hermanos Mario y Norberto Quintana, y otros de esa laya que integran el “mejor plan de negocios de los últimos 50 años”, engrosen sus fortunas).

Horacio Fontova lo vio con claridad meridiana, hace año y medio. Si muchos compatriotas no son capaces de observarlo a tiempo, cuando en agosto y octubre entren al cuarto oscuro, el tsunami de hijoputeces los levantará por el aire, y la caída les va a doler mucho, como ya nos duele a los que queremos vivir en un país integrado, donde la fraternidad sea regla y no excepción caritativa. En realidad les va a doler más, porque no llegar a fin de mes siempre será más cruento que esta amarga sensación, mezcla de indignación e impotencia, que nos abruma a quiénes, sin tanto problema de subsistencia en el presente, vemos naufragar los destinos de los que seguirán pisando esta tierra cuando ya no estemos.

GIF REMERA CATALEJO

Te puede interesar