¡Gracias María Eugenia!

Información General 10 de junio de 2018 Por
La mirada de Pablo Carabelli sobre la pobreza, la Universidad Pública y un discurso político "como en casa" de la gobernadora bonaerense.
768453_20180423164449

Si algo necesitamos los argentinos es que los grandes cultores del marketing que están destrozando la República Argentina, volatilizando los escasos márgenes de soberanía que podíamos ostentar como país emergente, digan lo que piensan.

Por eso debemos agradecerle calurosamente a María Eugenia Vidal que en el Rotary Club de la CABA se haya sentido tan “como en casa”, y comentara “en confianza”: “¿Es equidad que durante años hayamos poblado la provincia de Buenos Aires de universidades públicas cuando todos los que estamos acá sabemos que nadie que nace en la pobreza en la Argentina hoy llega a la universidad?” 

No hay un dato que sostenga el prejuicio de la gobernadora. Sí existen muchos que lo desmienten:                                                                                                            

1) En 1992 el quintil más rico de la población argentina recibía el 38,4% de las erogaciones públicas en educación superior, mientras el quintil más pobre recibía solamente el 8,5% (una brecha de 4,5 a 1, en concurrencia con la existencia de apenas 8 universidades, todas nacionales, incluyendo la UTN). Pero en 2014, el quintil más rico de la población acumulaba un 21,1% del gasto en educación superior y el quintil más pobre el 15,1% (la brecha pasó a ser de sólo 1,4 a 1, en el marco de la existencia de 23 universidades en el territorio bonaerense, veinte nacionales y tres provinciales). (*) 

2) En 2015, en el Gran Buenos Aires el 31% del alumnado universitario provenía del 40% más humilde de la población. Eran 99.000 alumnos provenientes de hogares desfavorecidos que poblaban las aulas del máximo nivel educativo. Además, entre 2008 y 2015 la representación en la universidad de los dos quintiles de más bajos ingresos creció por encima del promedio, sumándose en ese lapso a las aulas universitarias conurbanas 41.000 jóvenes provenientes de hogares de los sectores populares.  (**)

Sería hora que todos los integrantes (alumnxs, autoridades, docentes, no docentes) de las 23 Universidades situadas en el territorio provincial pensaran seriamente sobre la inconveniencia de volver a votar a una egresada de una Universidad privada (en este caso, la UCA) para que dirija los destinos del mayor sistema educativo estatal argentino. ¿O será que el elitismo de Vidal es una característica personal que nada tiene que ver con su trayectoria educativa? Es mejor pensar que sí, para no caer en una generalización injusta con otros egresados de la misma institución en la que se diplomó la gobernadora.

Como dijo Nicolás Arata, Director de Formación y Producción Editorial de CLACSO (Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales): “En 15 segundos, María Eugenia Vidal sintetizó la política educativa de Cambiemos”. Ante tal capacidad didáctica nos rendimos, y le pedimos a Mariu que siga exhibiendo su verdadero rostro, ese que más allá de mohínes y sonrisas angelicales la muestra como parte de una gestión enfocada en agrandar brechas que permitan a más argentinos figurar en el ránking de las mayores fortunas, que publican revistas como Forbes o Fortune (hasta el momento, y por escándalo, el esfuerzo más coherente realizado por Cambiemos).  

(*) Según Alejandro López Accotto, Carlos R. Martínez, Martín Mangas y Ricardo Paparás, investigadores-docentes del Instituto del Conurbano de la Universidad Nacional de General Sarmiento.                                                                                                    

(**) Según datos del Observatorio Educativo de la Universidad Pedagógica Nacional.   

Te puede interesar