Una libertad impostergable

Derechos Humanos 11 de junio de 2018 Por
A casi 900 días de la detención de Milagro Sala, la Otra Agenda habló con Paloma Álvarez Carreras, una de sus abogadas.
milagro-mal

Por Lila Magrotti Messa

A principio de octubre de 2017, volaba desde San Salvador de Jujuy hasta la Capital Federal, Paloma se había sentado en mi lugar, le dije, pidió disculpas y se cambió de asiento. Nuestro intercambio podría haber iniciado y terminado ahí, pero ella mirando mientras me acomodaba, señala mi mochila y pregunta "¿ese es el pañuelo de la campaña?". Todo el verde en él indicaba que sí. Si, le digo, pero el viernes no estuve en la maternidad. En San Salvador un grupo de mujeres a favor de nuestros derechos había intervenido con carteles la entrada a la maternidad, la policía llegó con la rapidez que le caracteriza a la hora de silenciar voces y cuerpos disidentes. Todo esto pasaba mientras en Ledesma intentaban, mediante represión, desalojar a los y las trabajadoras que cortaban la ruta 34 reclamando dignidad salarial.

La conversación arrancó por ahí, el aborto, la represión a las compañeras, la represión en Ledesma, los lazos entre el gobierno y las empresas. La situación alarmante de la salud mental en Jujuy donde se busca volver a prácticas médicas violatorias y violentas como el electro shock. Después me deslumbró con su relato de los terciarios de la Tupac y de una materia en tercer año que se llama autoestima, me habló de la intensa necesidad de colocar esa asignatura porque quienes estudian ahí crecieron en un contexto que lo único que les recordaba era que no podrían nada más que someterse a una explotación naturalizada, como intenta sin éxito recordarnos la Gobernadora de la Provincia de Buenos Aires. Hablamos de las elecciones que aproximaban: "en los afiches de la provincia no vi ningún candidato o candidata negra" dije, "yo soy negra y soy candidata, soy Paloma Álvarez Carreras" retruca "es que no tenemos plata para la campaña, esa es la verdad". Me contó, casi al final de la charla, que era una de las abogadas de Milagro Sala. Que la había visto esa mañana antes de viajar, que estaba bien pero que no se calla nada, ella es así. Relató todas las cosas que le hacían en la cárcel y que si formulo mejor la frase queda: todos los derechos que le vulneran en la cárcel. Y el motín que armó para le cambien los colchones a todas las presas.

Paloma en esos primeros días de octubre viajaba para Buenos Aires a reunirse con el resto del grupo de abogados y abogadas para que no le revoquen la prisión domiciliaria, recusatoria que les aprobaron, pero que luego violaron sin razón encarcelándola de nuevo, fuera de toda legalidad, presa otra vez, por la bandera que hizo preguntando dónde está Santiago Maldonado.

425135

Pensé en el pañuelo que nos hizo de lazo en esa charla, en lo verde, en la mirada de las dignidades, en toda su pelea allá, acá. En las resistencias cotidianas. Pasaron muchas cosas desde ese día, el verde se encendió más que nunca, a Santiago lo encontramos de la peor manera imaginada y por ello el juicio y el castigo siguen guiando nuestra búsqueda. El partido de Paloma no ganó en las elecciones de octubre, y los varones blancos siguen siendo portavoz de la provincia, Ledesma sigue siendo protegida y los y las trabajadores reprimidos, la justicia patriarcal, racista y de elite sigue gobernando. En este contexto hablamos con Paloma sobre la situación actual de Milagro que lleva casi 20 mil horas presa.

NEP: ¿Cómo es que llegamos a esta situación donde es posible escuchar discursos que presentan como “legal” esta prisión política a Milagro Sala?

Paloma: en principio, desde que cambió el gobierno se hicieron una serie de reestructuraciones judiciales que permitieron que se forjara una feroz persecución contra la organización Tupac Amaru y particularmente contra Milagro. Esas reestructuraciones del nuevo gobierno implicaron modificaciones, por ejemplo, en el Superior Tribunal de Justicia que permitiendo que personas que eran diputados en la cámara provincial aprobaran una ley que ampliara el número de integrantes del Superior Tribunal de Justicia. Inmediatamente dos de esos legisladores pasaron a integrar el Superior Tribunal. Es decir, los mismos legisladores que votaron esa modificación del Superior Tribunal, que es la última instancia de la justicia provincial, fueron inmediatamente designados. Esto sumado a las designaciones previas para ese tribunal, que fueron resultado de acuerdos políticos entre el Partido Justicialista y el radicalismo. Actualmente la mayoría que integra el Superior Tribunal son ex diputados radicales, de manera que en esa instancia no es neutral, y nosotros lo pudimos comprobar con el hecho de recurrir todas aquellas resoluciones que entendemos arbitrarias y una vez que llegan a la instancia del Superior Tribunal de Justicia son todas finalmente desechadas. Esto confirma la lógica de que el poder ejecutivo es quien de alguna forma establece los designios y la presión sobre la justicia para que se aboque pura y casi exclusivamente a la persecución de Milagro y de los principales dirigentes de la agrupación que son los únicos que hoy por hoy están detenidos, porque si bien la investigación penal incluyó a ex funcionarios del gobierno anterior lo cierto es que las únicas personas privadas de la libertad son integrantes de la Tupac Amaru.

NEP: incluso esta persecución hacia la Tupac Amaru viene de antes del cambio de gobierno

Paloma: claramente, si una busca antecedentes que demuestren desde cuando Gerardo Morales viene instalando esta persecución tenés que irte al momento en  que fue senador, desde esa época viene instalando esta demonización contra la Tupac Amaru diciendo que es una organización que recibía múltiples fondos y recursos nacionales sin que tuvieran ningún tipo de control, pese a que gente que integra su propio partido fue parte del control de recursos que se hizo en la provincia y que se los hicieron a las cooperativas y  a la organización Tupac Amaru. Podemos decir, que desde el 2009 se viene instalando por parte de Morales este discurso de demonización contra la organización que se acentúa obviamente ahora con la injerencia que tiene sobre todos los recursos del estado,  abocados al encarcelamiento de Milagro”.

29510950_2344357042457313_1281283884466016779_n

NEP: da la sensación de una reconstrucción de las retoricas demonizantes para avalar la persecución del “enemigo”, en este caso a nivel judicial.

Paloma: si, yo diría que en el ámbito judicial hay dos líneas de persecución muy marcadas. Una que tiene que ver con la investigación del supuesto desvío de fondos que recibían las cooperativas para la construcción de viviendas, eso es de lo que habla a nivel nacional pero quizá no se llega a entender demasiado, porque son tres causas que investigan exactamente lo mismo pese a que la que está más avanzada que se denomina “pibes villeros” y tuvo como inicio denuncias de ex cooperativistas que entendemos nosotros que no fueron denuncias espontáneas más bien de alguna manera influidas por el sector político; porque tienen la particularidad de ser casi exactamente iguales y se trata de declaraciones que a su vez pueden leerse como autoincriminantes y en ese sentido, en términos legales, no hubiese correspondido que se acepte ese tipo de declaración.  La otra línea de investigación es la que se hace con el código procesal viejo en el cual, este cógido procesal que estuvo vigente hasta el 2011, pero que casualmente por la aparición de testigos de manera espontánea entre comillas digamos, o de consultas que se hacen de expedientes viejos, expedientes que investigaban hechos que sucedieron en el año 2006, en el año 2007 y en el año 2009 hoy se reeditan. Estos son expedientes que se desarchivaron y por una supuesta nueva prueba que aparece “casualmente” se logra con ello la imputación hacia Milagro, generalmente como determinadora o como instigadora de hechos que ya habían sido investigados y clausurados ya sea por el transcurso del tiempo o porque no había elementos de pruebas para llevar a los procesados a juicio.

Esto hay que sumarlo a otras reestructuraciones como por ejemplo la entrada en vigencia de un código de faltas y la designación de un juez de faltas. No estamos hablando de un juez del poder judicial sino de un juez administrativo que es un juez designado por el poder ejecutivo que además en el medio del acampe, de la protesta en diciembre de 2015 que llevo adelante la Tupac en la Plaza Belgrano también sirvió como un instrumento de persecución y de hecho se hizo un juicio contravencional en diciembre de 2016 que la condenó a Milagro y la asociación Tupac Amaru al pago de multas y a la realización de trabajos comunitarios por el hecho del entorpecimiento en la vía pública que implicaba el acampe. Esa decisión en una instancia judicial de revisión nosotros logramos dejarla sin efecto. Pero en una instancia superior, la del Tribunal Superior de Justicia (con todas las implicancias que esta instancia tiene como te comenté) dio vuelta esta decisión y lo que hizo fue devolver la actuaciones para que nuevamente el juez revise los planteos, no haciendo lugar a nuestros argumentos que eran que ya existe una doble persecución de una causa penal contra el acampe. Entonces se iniciaba una causa  penal y una causa contravencional esto está prohibido por la constitución, digamos, la doble persecución por el mismo hecho. Esto está pendiente de resolución pero es otra muestra de que se disponen de todos los recursos estatales para garantizar la persecución tanto a milagro como a la organización.

Morales en respuesta a Horacio Verbitsky le dijo que tenía más de 60 causas para iniciar en contra de Milagro y que él no estaba dispuesto a soltarlo y cuando fue la primer detención durante el acampe, cuando se iniciaron todas esas causas me acuerdo que contestó que no estaba dispuesto a negociar el levantamiento del acampe por la libertad. Este es otro elemento que muestra que todo esto está direccionado desde ahí, desde el poder ejecutivo. Durante 2018, se siguieron iniciando causas con esta modalidad de desarchivar causas que ya habían prescripto para que desde una supuesta “nueva prueba” aparezca ella de alguna forma como involucrada para procesarla.

NEP: un panorama de violación de derechos bastante complejo, ¿y cómo sigue la salud de Milagro y la modalidad de su encarcelamiento?

Paloma: en términos de su salud se podría decir que está un poco mejor que antes al no estar en condiciones tan adversas como son las de una cárcel común, pero si es cierto que la modalidad que se le impuso no se corresponde con una prisión domiciliaria como tampoco se corresponde con lo que dijo en su momento la Comisión Interamericana y la Corte Interamericana que Milagro no podía permanecer privada de su libertad porque corría riesgo su integridad física y psicológica, aun así una vez más la justicia desconociendo principios fundamentales de derechos y esta resolución de organismos internacionales que son claramente obligatorias para nuestro estado decide arbitrariamente imponerle una prisión en su casa con una modalidad de custodia a cargo de la gendarmería cosa insólita y nunca vista en ningún tipo de prisión domiciliaria ni siquiera la del peor de los genocidas y de control estricto de personas que pueden ir a visitarla. Establecieron días específicos, y nunca superando la cantidad de veinte personas, además no pueden ingresar más de cuatro personas a la vez para verla. Últimamente se agravaron las condiciones desde que el juez impuso también que se registraran los números telefónicos de todas las personas que van a visitarla esta situación obviamente como todas las que consideramos de carácter arbitrario la hemos recurrido pero nos rechazaron los planteos porque entienden que este reclamo no corresponde y se debe sostener la decisión de un juez que es esta, la de disponer de todo este tipo de modalidades pese a que son contrarias a todos los principios elementales del derecho”.

12645090_956565721086873_4764364946073738360_n

La claridad de Paloma demuestra a una abogada que intenta traducir los términos legales al lenguaje del día a día intentando mitigar puntos confusos del relato jurídico, pero entonces se forma una pregunta tajante ante tantas violaciones conjuntas y yuxtapuestas en los principio de legalidad, estamos en un estado de derecho pero ¿derecho de quién? ¿derecho a qué? ¿a quienes protegen las normas actuales? ¿y quienes han sido capaces de modificarlas e incluso violarlas para su beneficio? ¿por qué Milagro es tan peligrosa y tan perseguida en la provincia gobernada por Gerardo Morales?

El pañuelo verde nos enlazó para que dejemos de ser desconocidas, eso habilitó la posibilidad de hablar con ella hoy para saber cómo sigue una mujer que ha luchado y lucha por las dignidades de su provincia. Ya no podemos ocultar esta realidad, el feminismo es transversal y lucha por cambiar leyes que nos han sometido y nos someten desde que se escribieron. Para cambiar la historia tenemos que cambiar estas reglas de juego, para cambiar la historia Milagro debe estar libre y todas nosotras también.

Te puede interesar