COMUNIDAD NEP banner

En Trenque Lauquen, preso por no poder pagar la luz

Información General 01 de julio de 2018 Por
“Vinieron a cortar la luz y me maltrataron, me dijeron que éramos unos negros de mierda”, denuncia Ana, la compañera de Franco Romero, un hombre de 36 años que está por cumplir 20 días preso en la Comisaría local. Ana y su hija de 4 años estuvieron dos semanas sin energía eléctrica. Y sin ingresos: la gomería que alimenta a la familia cerró desde la detención.
emergetica1

Veinte días preso. Ajustar para abajo arroja consecuencias de todo tipo. Una medida judicial que se pretende aleccionadora para todos aquellos que reclamen contra la expropiación de los derechos elementales.

Franco tiene 36 años y está privado de su libertad por no poder pagar el servicio de energía eléctrica. Su compañera, Ana, fue maltratada por un empleado de la Cooperativa Eléctrica, quien al momento de realizar el corte le dijo “negros de mierda”.

En defensa de Ana y de su familia, Franco fue con un rebenque a la guardia de la Cooperativa, y entre insultos astilló el vidrio del mostrador con un golpe. Con rapidez, la justicia (intervino el fiscal Walter Vicente y la jueza de Garantías N°3 Alicia Cardosi) ordenó la detención de Franco, quien está por cumplir veinte días preso.

Tras el episodio, Ana y su hija de 4 años estuvieron dos semanas sin luz y viviendo de la ayuda de familiares y amigos, ya que la gomería de Franco es el principal sustento económico que tienen.

“Nos complicó en todo sentido esto, yo me arreglo con mate o un té, pero la nena tiene que comer, la gomería está cerrada y no tenemos nada” cuenta Ana, hace una pausa y pregunta: “¿Para qué diario es esto, ustedes no serán de los que meten puterío, no?, porque dijeron cualquier cosa, Franco fue a la Cooperativa porque me maltrataron… no para que nos vuelvan a dar la luz”.

A la mujer le sobran motivos para desconfiar. Los medios de comunicación despegaron el hecho en la crisis económica y social que atraviesa el país, y algunos hasta bromearon con lo sucedido.

¿Qué pasó?

“Teníamos dos recibos atrasados y no los podíamos pagar. El día anterior a lo que pasó habían venido de la Cooperativa y nos dieron una semana más para pagar. Pero volvieron al otro día. Franco se había ido a la panadería y un hombre me dijo que nos cortaban la luz. Entonces le expliqué que nos habían dado una semana más porque no teníamos plata, y empezó a insultarme: ‘ustedes qué se creen, negros de mierda, ya tienen dos recibos sin pagar, yo te corto la luz’”.

pobreza-energetica4

Ana cuenta lo sucedido y se le llena la cara de bronca. “Eso es lo que pasó” repite. “El hombre me maltrató, negros de mierda me dijo”.

Cuando Franco vuelve de la panadería, su vivienda y su gomería ya no tenían luz. “El no entendía qué había pasado porque nos habían dado tiempo hasta el lunes. Y cuando le dije que el hombre me maltrató, entró a la gomería y se ve que agarró algo, pero yo no lo vi. Me dijo que volvía enseguida. Vino con una cara… me dijo que se fue a hacer el malo, y me pidió que haga la denuncia por maltrato”. Y Ana, en vez de ir a hacer la denuncia, decidió ir a hablar con el gerente de la Cooperativa Eléctrica, Claudio Venturi, para arreglar las cosas.  “Me dijo que mi marido vino con un rebenque haciéndose el malo, obligándolos a que le pongamos la luz, pero Franco no fue por eso, lo fue a buscar al hombre que me faltó el respeto, no para que nos pongan la luz. Le conté lo que pasó a Venturi y me dijo que iba a hablar, me decía que era la palabra de uno contra otro y me dijo que tenía que pagar el vidrio… no teníamos ni un centavo. Me dijo que no iba a hablar con los medios pero que sí iba a hacer la denuncia”.

Ana pidió prestados 800 pesos y se hizo cargo de la rotura del vidrio. Así y todo, la Cooperativa hizo la denuncia, y la retiró cuando el hombre ya estaba en la cárcel.

Los días pasaban y la realidad no se modificaba: Franco preso, y su compañera y su hija sin electricidad en su hogar. Pasaron 14 días para que la luz vuelva a la vivienda, y restan algunas horas más para que el gomero recupere su libertad.

“Vivimos de la gomería, no entra un peso ahora… me ayuda mi familia, amigos de Franco, la Asignación, la mercadería de la salita, más que nada para que coma la nena… estoy seca, soy desocupada, esperando que salga”.

No es un caso aislado

energetica3

La imposibilidad de pagar la boleta de luz no es un hecho aislado ni individual.

Unas 2 mil familias reciben en Trenque Lauquen el aviso de corte de la Cooperativa Eléctrica. En los últimos meses, debido al tarifazo y a la grave situación económica que sacude a la población, el número crece.

De las dos mil familias, unas 200 reciben la tijera mensualmente.

Los datos duros, las estadísticas y los porcentajes de la macroeconomía con aumento del desempleo, el incremento del costo de vida y los tarifazos de los servicios públicos ordenados por el gobierno nacional no pueden ocultar la microeconomía cotidiana de millones de habitantes de la Argentina. Como la historia de Franco, quien terminó detenido por no poder pagar la boleta de luz y por la indignación que le causó que maltraten a su compañera en un escenario de absoluta vulnerabilidad.

GIF REMERA CATALEJO

Te puede interesar