COMUNIDAD NEP banner

Justicia por Daniel Solano

Derechos Humanos 31 de julio de 2018 Por
Diario NEP ya está en Choele Choel para ir este miércoles a la lectura de la sentencia del Caso Daniel Solano que se hará durante la mañana en los tribunales de General Roca (Río Negro). Un juicio histórico con 7 policías que son juzgados por la desaparición de Daniel Solano, el 5 de noviembre de 2011.
38132814_10217673500934091_985412978289410048_n

Por Lila Magrotti Messa (desde Choele Choel)

Compartimos una crónica del día en que murió Gualberto Solano, padre de Daniel. Se fue sin saber qué pasó con su hijo, sin justicia, sin respuestas, acá seguimos en el camino de lucha que él supo trazar. Mañana es un día histórico en el que muchas disputas se aglutinan, se marcha por Santiago, se grita por Daniel, mientras intentan militarizar nuestras vidas mediante decretos que huelen a pasado seguimos buscando justicia, la legitima, la que debe proteger nuestras vidas, nuestras dignidades, nuestras trayectorias. Agosto se viene bravo y empieza así…  

GUALBERTO ES PARA SIEMPRE

El viaje era hasta un pueblo hermoso del sur de esos en los que tomás mate mirando el río y todo parece mejorar, pero no había nada directo, sacamos pasaje a Bahía Blanca y de ahí a Choele. Horas de espera de terminal, la televisión siempre encendida, siempre TN, daba la temperatura de Capital Federal, el estado del tránsito de la General Paz: a paso de hombre, (porque claro, las mujeres tenemos otro ritmo cuando andamos a pie y esa cadencia lerda de desidia, hastío y bocinazo no la vemos como propia), los subtes funcionaban con normalidad, todos datos sin sentidos para los cuerpos que estábamos ahí mirando cómo el mundo arrancaba y terminaba en otro lugar. 
La pantalla territorio inútil pero eficaz. Cuando llegamos a la terminal de Choele los abrazos largos nos esperaban y el amor parecía no equivocarse. En las paredes del pueblo había una pregunta que no me abandonó jamás, ¿dónde está Daniel Solano? Desde ese momento la pregunta se me hizo propia, me habita, me compone tremendamente. Empecé a buscar, a preguntar, llegaron respuestas, un pibe que vino a trabajar y no volvió. 
Empecé a conocer del trabajo golondrina, de la explotación en forma de ExpoFrut, de los cuentos de Agrocosecha para traer trabajadores esclavos, los modos asquerosos que tenían para traer trabajadores desde el norte del país. 
Daniel venía de Salta y supo que los estaban cagando, que les pagaban menos de lo habían dicho y entonces preguntó. Y lo mandaron a cagar. Y entonces le empezó a decir a sus compañeros de trabajo que los estaban estafando, y entonces preguntaron de nuevo, ahora en grupo. Y los mandaron a cagar, de nuevo, pero había que cortar la cosa de raíz porque un quilombero te puede arruinar el negocio viste.
Daniel fue a bailar a Macuba y nunca más volvió, eso fue el 5 de noviembre del 2011. No se sabe qué pasó con él, dijeron que hubo una pelea y la policía se lo llevó.
Daniel sigue siendo pregunta, su papá se fue de Tartagal a Choele hace 7 años para que Daniel vuelva a ser una certeza. Gualberto acaba de morir sin saber qué paso con su hijo, Fernando Oris de Roa era vicepresidente de la empresa Expofrut hoy es embajador de Estados Unidos, así de profundo este pozo. Así de negro es el luto. Así de contramano.
Cuando volvía de ese viaje en la terminal de Choele había cuerpos norteños con bolsos, con caras amargas, esperaban un micro directo a Jujuy. Sorpresa y asombro, primero un micro directo de Choele hasta allá y no hay directo desde acá nomas, y claro, porque el mercado cuando tiene que funcionar funciona y si tiene que unir en favor del capital lo hace, sus entramados son muy gruesos, y se van fortaleciendo a cada momento.
Hay una pared que habló porque los medios silencian, construyendo noticias que no existen, verdades, muros, por eso horrorizan los pañuelos pintados por todos lados y el grito furioso que hacemos con aerosol parece dolerle más que la sangre derramada a esa zona de la humanidad que llora por el Cabildo después de cada marcha.
Hay una lucha que sigue porque la injusticia financiera ahoga. Hay una furia tremenda porque la impunidad y el ocultamiento son su lenguaje. Hay una certeza que nos compone y es que estos modos no los respetamos.
Hay lo Daniel Solano también y es lo que vamos a defender como territorio habitable para siempre. 
Gracias Gualberto, la lucha sigue.

Foto: Pablo Leguizamón

 

GIF REMERA CATALEJO

Te puede interesar