COMUNIDAD NEP banner

"La deuda como instrumento de dominación"

Información General 27 de junio de 2017 Por
Pablo Carabelli, profesor y presidente de la Comisión por los Derechos Humanos de Trenque Lauquen, escribe sobre las políticas entreguistas del macrismo.
cc200617f003f06_crop1497925065504.jpg_258117318

Como si no fuera suficiente con el vertiginoso endeudamiento decidido por el Gobierno nacional a lo largo de un año y medio de gestión antipopular, el ministro de Finanzas, Luis Caputo, anunció hace pocos días una emisión de deuda absurda.

Según describe el periodista especializado Alfredo Zaiat, “la insólita emisión de un bono a 100 años a una tasa de interés elevadísima fue una operación financiera concretada en secreto con cuatro grandes bancos internacionales, sin difusión entre inversores y definida en conferencia telefónica para unas pocas grandes firmas administradoras de fondos millonarios. (…) La rareza de un bono soberano a 100 años demandaba publicidad y no que sea informado a la mañana y el cierre de la transacción a media tarde. Fue una operación oscura del Ministerio de la Deuda, bajo el comando del ex Deutsche Bank y JP Morgan, Luis Caputo, asociado con los bancos HSBC, Citi, Santander y Nomura”. O sea, la créme del sistema financiero global especializado en saquear a los Estados de países “fronterizos” (calificación en la que quedó “varada” la República Argentina a pesar de entregarse atada de pies y manos a los capitales concentrados).

¿Alguien podía pensar que Luis Caputo iba a hacer otra cosa, con su trayectoria de bróker al servicio del antedicho sistema, desbocado en su afán de concentrar riquezas y poder de decisión por encima de los funcionarios elegidos por los pueblos del mundo?

Cabe preguntarse cuál es el objetivo primario que conduce a estos irresponsables a endeudarnos de una manera alocada. Claramente un propósito es el beneficio personal de los implicados en la emisión como intermediarios (el hermano del vicejefe de Gabinete Mario Quintana entre ellos). Sin embargo, el fin principal del endeudamiento a 100 o menos años es desanimarnos, dejarnos sometidos a la sensación de que jamás podremos como pueblo recuperar aspectos de nuestra soberanía económica, para plantarnos junto con otros países de la región frente a las potencias consolidadas. Además de condenarnos a pagar cada año más en concepto de intereses a los acreedores, se trata de obligarnos a aceptar las misiones del Fondo Monetario Internacional, monitoreando una o dos veces por año el accionar de las autoridades nacionales, y disponiendo recetas que perpetúen el estado de dependencia. Nos necesitan derrotistas para poder vencernos, que no veamos otra chance de relacionarnos con el resto del mundo si no es a través de la deuda externa y eterna.

Macri y Caputo creen tenerla fácil, piensan que incluso con estas políticas de entrega de nuestros recursos naturales y simbólicos podrán ganar las elecciones legislativas de octubre. Espero que no, pero aún si así fuera en algún momento deberán reconocer que somos millones los ciudadanos argentinos que no abandonaremos la lucha por una Patria soberana, fraterna con los países más débiles y capaz de mantenerse con la frente en alto al negociar con las naciones más poderosas. Esto no termina en 2017 o en 2019, no se ilusionen tanto, muchachos financistas, porque la entereza del pueblo trabajador argentino sabe de enfrentamientos recurrentes con los depredadores de pilcha elegante y sonrisita implantada. 

GIF REMERA CATALEJO

Te puede interesar